DISPLASIA DE CADERA O LUXACIÓN CONGÉNITA DE CADERA EN EL RECIÉN NACIDO

A petición de varias mamis seguidoras de “Mamá al Volante”, hoy resolveré algunas dudas que se plantean cuando acudes a las primeras revisiones con el pediatra y te dicen que tu bebé tiene una displasia de cadera o una luxación congénita de cadera.

Para comenzar, es importante conocer que el término más actual para referirse a esta afección sería el de “displasia de cadera”, anteriormente llamada “luxación congénita de cadera”, concepto no tan usado en la actualidad porque no todas las displasias acaban en luxación, más adelante se entenderá mejor esta diferencia.

Mama al Volante Blog

Se entiende como displasia de cadera, aquellas alteraciones en la forma de la cabeza del fémur, del acetábulo (donde encaja la cabeza en la pelvis) o de ambas. Esto puede provocar problemas en el desarrollo de la articulación de la cadera y llevar a una inestabilidad de la misma. Es decir, la cadera puede estar luxada (pérdida de la relación entre la cabeza del fémur y el acetábulo) o que con un mínimo movimiento ésta pueda luxarse.

1Mama al Volante Blog
¿CÓMO SE PRODUCE?

Se describen algunos factores que predisponen a padecer la displasia de cadera:

  • Presentación de nalgas, por la postura que tienen las caderas intraútero.
  • Sexo femenino, pues presentan mayor elasticidad en los tejidos, además de la sensibilidad que presentan a las hormonas maternas.
  • Más frecuente en la cadera izquierda por la relación con el sacro de la madre.
  • Suele ser más habitual en el primer hijo por un útero muy tenso.
  • Antecedentes familiares hereditarios.

¿CÓMO SE DETECTA?

Es muy importante el diagnóstico precoz para evitar posibles complicaciones en el niño mayor y el adulto. Hoy en día se realiza un examen rutinario de exploración de las caderas en las primeras revisiones pediátricas del bebé. Se trata de dos pruebas sencillas que realiza el pediatra sobre las caderas del bebé; si estas resultan sospechosas también puede recomendar hacer una ecografía de las mismas.

1

Cuando el diagnóstico y el tratamiento se realiza en los primeros 3 meses de vida, la evolución suele ser muy buena, desarrollando una cadera normal, sin deformidades y sin secuelas.

En casa, los papás lo tienen algo más difícil para identificarlo en las primeras semanas de vida, pues sólo en los casos más complicados (una minoría) tendremos un bebé más irritable de lo normal (por dolor) y notaremos al mover sus piernas, que una de ellas o las dos presentan dificultad para ser movidas, algo de rigidez en algunos movimientos pero lo cierto, es que es mejor dejarlo en manos de los profesionales para su identificación.

¿QUÉ OCURRE SI LA DETECCIÓN NO ES PRECOZ?

Cuanto más tarde se detecte la displasia de cadera y por lo consecuente más tarde se trate, más difícil será el tratamiento y más probabilidad de dejar secuelas en la misma. Tales cómo cojera, rigidez en la articulación, dolor, deformidad y en última instancia acabaría en una artrosis precoz, es decir en un desgaste precoz de la misma.

TRATAMIENTO PARA LA DISPLASIA DE CADERA

El tratamiento más adecuado dependerá de la inestabilidad que tenga el niño en la articulación, irá desde los casos más leves, en el que se resolverá de forma espontánea tras algunas semanas con algunas recomendaciones posturales como evitar que el bebé cruce las piernas o las acerque mucho, por eso se recomienda el porteo con las piernas abiertas (ergonómico).


En los casos algo más complejos en los que el niño supere las 6 semanas de vida y aún tenga la inestabilidad en la cadera se usan férulas de abducción, con el objetivo de mantener al bebé con las piernas separadas y por consiguiente con las caderas en su sitio sin luxación. Las férulas más usadas son las de “PAULIK o TUBINGEN”.

Mama al Volante Blog

En los casos en los que no termina de resolverse en unas semanas el problema, se opta por otras opciones como los yesos pelvipédicos, tracciones… y en último lugar el tratamiento quirúrgico en el peor de los casos después de los 18 meses aproximadamente.

Mama al Volante Blog

“Papás y mamás al volante” no olviden acudir siempre a todas las revisiones con su pediatra, ante cualquier duda o sospecha consultarlo con un profesional y les recomiendo el uso del porteo ergonómico (con las piernas en posición de ranita), pues además de tener múltiples beneficios en el recién nacido tanto de vinculación afectiva, contacto piel con piel… también nos ayuda a posicionar las caderas en su sitio y evitar las complicaciones de la displasia de cadera.

Espero que este post os haya servido de ayuda bonit@s

¡Muchísimas Gracias a nuestra Fisio!

1

* Todos los derechos del texto e imagen principal reservados por Mamá al Volante

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *